Violencia Alimentaria

Por: Danilo Santillán ©

¿Qué es la Violencia Alimentaria?

“La violencia tiene múltiples representaciones y una de ellas tiene que ver con el estómago. Entendida como una conducta o situación que deliberadamente provoca sometimiento o daño a un individuo o colectividad limitando sus potencialidades futuras y presentes, todo lo que atenta contra la libre determinación de comer lo que queremos y necesitamos, es una forma de violencia. Se origina con la más cruel de las necesidades humanas, el hambre. Se perfecciona con la perversión en la distribución de alimentos de toda sociedad como mecanismo de control político de sus ciudadanos. La llaman violencia alimentaria” [1].

La definición anterior puede extenderse a toda la sociedad, pero, ¿qué ocurre cuando este tipo de violencia, a más de darse a nivel macro-social, también se da en el seno familiar?; ¿qué ocurre cuando los que deberían ser garantes de una buena alimentación y nutrición, son justamente los que promueven el hambre, y sostienen hábitos que deterioran el estado nutricional?

Añadiré a la definición inicial el siguiente párrafo: La violencia alimentaria o alimenticia, es la restricción de alimentos en la cantidad y calidad que los individuos requieren según su edad y estado fisiológico. Es la incitación por cualquier medio al consumo de alimentos de bajo valor biológico, es la entrega de estos productos a personas que según su edad y condición no pueden ni deben consumirlos.

La violencia alimentaria se manifiesta cuando se usa la porción alimenticia en forma de castigo o premio. Castigo, con la eventual restricción de alimentos, o premio, otorgando un alimento sin valor nutricional. Se agrava cuando se proporciona alimentos no recomendados para la edad,  cuando no se los provee en la cantidad y calidad que se necesitan, y cuando se es muy permisivo en el consumo de  ciertas preparaciones malsanas.

Se enumera a continuación varias de estas prácticas que menoscaban el estado nutricional de niños, jóvenes y adultos.

  1. Restricción al bebé de la leche materna, con el agravante de utilización de leche de fórmula para su alimentación;
  2. Administración de otros líquidos o sólidos al lactante, que no sea leche materna;
  3. Distribución injusta de las porciones alimenticias en el seno de la familia;
  4. Entregar alimentos de poco o nulo valor nutricional a personas con discapacidad, con enfermedades catastróficas, y personas de la tercera edad;
  5. Entrega indiscriminada de dulces y comida chatarra a niños y niñas;
  6. Agresivo marketing publicitario de productos alimenticios sin contenido nutricional óptimo.

DESCRIPCIÓN DE PRÁCTICAS ALIMENTARIAS VIOLENTAS Y SU AFECTACIÓN

Restricción al bebé de lactancia materna exclusiva

Las recomendaciones internacionales expresan, que el bebé merece y necesita ser alimentado con lactancia materna natural y exclusiva en los 6 primeros meses de edad. [2,3,4]

En el Ecuador:

“Hasta el mes de vida, 52.4% de los niños se alimentaron exclusivamente con leche materna, pero para el grupo de 2 a 3 meses de edad, la proporción de quienes se alimentaron exclusivamente con leche materna bajó al 48%, y entre los niños de 4 a 5 meses, alcanzó solo al 34.7%” [5].

Lactancia Materna exclusiva hasta los 6 meses

hl6m.jpg

Fuente: Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. 2011-2013. Ministerio de Salud Pública. Instituto Nacional de Estadística y Censos.Elaboración: Freire et al.

El abandono precoz de la lactancia materna exclusiva, en menores de 6 meses, tiene consecuencias irreparables sobre los beneficios que esta aporta en la salud del bebé, de la madre, en la economía familiar, en la economía de un país, y también consecuencias sociales y ecológicas. No tomar en cuenta estas graves consecuencias es cometer un error fatal que nos conduce a un círculo vicioso de enfermedad, pobreza, y subdesarrollo [6,7,8].

La negativa, voluntaria o involuntaria, de la administración de leche materna es un acto violento, ya que priva del alimento vital, necesario e insustituible a la persona humana, condenándola a daños irremediables en su estado de salud integral.

Este acto violento encaja dentro del concepto del Centro Internacional de la Infancia de París, el que define al maltrato infantil como:  “la acción, omisión o trato negligente, no accidental, que prive al niño de sus derechos y de su bienestar, que amenace o interfiera su ordenado desarrollo físico, psíquico o social, cuyos autores pueden ser personas, instituciones o la propia sociedad”[9].

Administración de otros líquidos o sólido al lactante que no sea leche materna.

“Desde muy temprana edad, los niños están expuestos a otros líquidos diferentes a la leche materna. Casi un 50% de los niños entre cero y un mes ya fueron expuestos a esta práctica, y, para cuando llegan al rango de edad de 5 a 6 meses, el 72 % ya consumieron líquidos distintos a la leche materna” [10]

Consumo de alimentos diferentes a la leche materna

Sin título

Fuente: Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. 2011-2013. Ministerio de Salud Pública. Instituto Nacional de Estadística y Censos. Elaboración: Freire et al.

El bebé, en los 6 primeros meses, no necesita de ningún otro líquido que no sea leche materna, porque esta le provee de la cantidad suficiente de nutrientes y agua que él  necesita,  de acuerdo a sus requerimientos y peso corporal. [11]

Sin embargo es común, como lo vimos en el gráfico anterior, que se le administre otro tipo de líquidos.  Esta práctica subsiste de manera ambigua y oculta en varios establecimientos de salud de distinto nivel de complejidad [12], y forma parte, de manera explícita, de protocolos de salud, como es el caso de los protocolos de salud de atención a niños en período neonatal en Venezuela [13]. Si el profesional de salud o el público en general, no hace un análisis del contenido de aquello que circula en internet [14] y no lo ubica dentro del respectivo contexto puede haber secuelas indeseables.

El uso de líquidos azucarados como práctica habitual, en establecimientos de salud y de forma casera, está totalmente desaconsejada por la Unión Europea [15], la OMS [16] y  por  autores de varios estudios realizados en países de Latinoamérica [17].

En los establecimientos de salud se debe promover la lactancia materna exclusiva, pese a presentarse algunos casos de hipogalactia subjetiva [18], o real [19], esta última bastante rara por cierto [20] e hipoglucemia en el neonato [21]. La administración de agua azucarada, de especies  o leche de fórmula en situaciones normales por temor a la hipoglucemia o a “cólico estomacales”, está totalmente injustificada, pues existen protocolos bien definidos para el manejo de esta complicación [22].

Igual de peligrosa es  la hiperglucemia en neonatos prematuros y de muy bajo peso [23],  requiere de un manejo adecuado. Una sobrecarga con líquidos azucarados por vía oral podría ser mortal en estos casos.

Antes de recurrir per se al agua azucarada por temor a una hipoglucemia, se debe seguir las medidas adecuadas que pueden evitarla, aquí algunas [24]:

  • Favorecer el contacto piel a piel entre madre y recién nacido
  • Iniciar alimentación en los primeros 30-60 minutos de vida
  • Alimentar a libre demanda y reconocer el llanto como signo de hambre
  • No ofrecer agua, soluciones glucosadas ni leche diluida para alimentar al recién nacido
  • La alimentación al pecho debe ser continuada, dado el poco volumen del
    calostro.
  • Animar y apoyar a la madre que tiene dificultad para alimentar a su bebé.

Otro tema que cuenta con una amplia bibliografía es el manejo del dolor en el recién nacido con glucosa y/o sacarosa con fines no nutritivos [25,26], son casos estrictos en los que se necesita la evaluación de un especialista cualificado, y no se debe administrar estos elementos de manera rutinaria, peor aún sin supervisión médica.

Ante la posibilidad de presentarse en la práctica médica varios de los casos clínicos antes mencionados, es importante una precisa interpretación y prescripción especializada, aún así, es necesario actuar con precaución, y esto se debe al hecho de no existir, en el caso de la sacarosa, datos contundentes y estudios suficientes sobre las consecuencias de su uso a largo plazo o en la edad adulta [27,28]. Es vital considerar cada caso con su correspondiente riesgo, además, se debe capacitar al personal de salud y a la familia para evitar que la eventualidad se convierta en una práctica habitual, cotidiana y común.

No se debe olvidar de los resultados que arrojan varios estudios en los que se concluye, que la administración a edades tempranas de bebidas azucaradas  incide en la presencia de obesidad infantil preescolar y escolar, además, condiciona y predispone al uso de estas bebidas de forma continua hasta convertirse en un riesgo para la salud de los niños y niñas [29,30,31,32,33,34].

Asociación entre consumo de bebidas azucaradas [Sugar-Sweetened Beverage]  antes de  los 12 meses y consumo medio entre los 10 y 12 meses de edad con Obesidad Infantil a los 6 años de edad.

Association of SSB [Sugar-Sweetened Beverage] Intake During Infancy With Obesity at Age 6 Years

SSB Intake During Infancy   Obesity at Age 6 Years
N [%]a Prevalence, % [95% CI] Unadjusted OR [95% CI] AOR [95% CI]b
Any SSB intake during infancyc        
 No SSBs 881 [74.1] 8.6 [6.7 to 10.5] Reference Reference
 Any SSBs 308 [25.9] 17.0 [12.6 to 21.5] 2.19 [1.45 to 3.30]d 1.71 [1.09 to 2.68]d
Age at SSB introductionc        
Never consumed SSBs during infancy 881 [74.1] 8.6 [6.7 to 10.5] Reference Reference
SSB introduction at or after 6 months 213 [18.8] 15.6 [10.2 to 20.9] 1.97 [1.21 to 3.20]d 1.61 [0.96 to 2.71]
 SSB introduction before 6 months 95 [8.5] 20.4 [11.4 to 29.3] 2.72 [1.47 to 5.02]d 1.92 [1.01 to 3.66]d
Mean SSB intake during 10–12 monthsc        
 No SSBs 990 [83.3] 9.2 [7.3 to 11.0] Reference Reference
 <1 time/week 55 [4.6] 16.7 [5.6 to 27.8] 1.96 [0.84 to 4.56] 1.64 [0.65 to 4.14]
 1 to  <  3 times/week 73 [6.1] 17.0 [7.1 to 26.8] 2.00 [0.94 to 4.26] 1.51 [0.65 to 3.48]
 ≥3 times/week 71 [6.0] 21.8 [11.9 to 31.8] 2.76 [1.46 to 5.19]d 2.00 [1.02 to 3.90]d
  •  From the IFPS II [2005–2007] and Y6FU study [2012]. SSBs during infancy included juice drinks, soft drinks, soda, sweet tea, Kool-Aid [Kraft foods, West Plains, NY], etc. Obesity was defined as gender-specific BMI-for-age ≥95th percentile on the 2000 CDC growth charts.16OR, odds ratio; AOR, adjusted odds ratio.
  • aPercentages may not add up to 100% because of rounding.
  • bAny SSB intake during infancy, age in months when SSBs were introduced during infancy, and mean SSB intake during 10 to 12 months were modeled separately after adjusting for child’s gender, child’s birth weight, age at solid food introduction, breastfeeding duration, maternal age, maternal race/ethnicity, maternal education, marital status, income-to-poverty ratio, and prepregnancy weight status.
  • cP < .05 for χ2 tests that compared the prevalence of obesity at age 6 years across categories.
  • dCIs for these estimates do not include 1.
Fuente: Academia Americana de Pediatría [copia sin traducción].

Distribución injusta de las porciones alimenticias en el seno de la familia y en la sociedad

En el Ecuador, y en otras partes del mundo, muchas niñas y mujeres suelen ser víctimas de una desigual distribución de alimentos en la organización intrafamiliar, tanto en situaciones normales como en momentos de emergencia y crisis [35]. En varias familias los niños, y en especial, las niñas  reciben su porción alimenticia al final, en cantidades insuficientes y porciones poco nutritivas.

La mujer que prepara los alimentos y/o los distribuye  suele comer al final, si acaso sobra; de la misma manera, accede a la ración familiar, pero en poca cantidad y de bajo valor nutricional; a diferencia de los adultos varones que acceden a raciones más copiosas y nutritivas [36].

Esta distribución injusta dentro de la familia debido a: “normas sociales y culturales discriminatorias” [37], va en detrimento del desarrollo, crecimiento y nutrición de los niños, las niñas y las mujeres, ya que les priva de satisfacer sus necesidades diarias de nutrientes y sus preferencias alimentarias [38,39]. Esto se convierte en una clara violación de sus derechos, al agua [40] y a una alimentación de calidad y cantidad requerida  [41]. Por tal motivo, se convierte en un acto de violencia y maltrato, a pesar de que son “las mujeres quienes aseguran que cada miembro de la familia reciba una porción adecuada de los alimentos disponibles” [42].

Es imperativo corregir estas anomalías, y hacer estudios profundos de la alimentación familiar para aplicar políticas que mejoren la situación de las niñas y las mujeres, y tengan cada vez un justo y libre acceso a los alimentos y al agua [43].

Entrega de alimentos de poco o nulo valor nutricional a personas con discapacidad, personas con enfermedades catastróficas y personas de la tercera edad

Las personas con discapacidad, con enfermedades catastróficas, y ancianas tienen un alto grado de vulnerabilidad [44,45,46]. Sus necesidades especiales de nutrientes y las carencias nutricionales pueden ahondar y desarrollar nuevas discapacidades, por déficit o por exceso de nutrientes [47], o agravar las ya existentes.

Cabe señalar que al encontrarse en vulnerabilidad se reduce su capacidad de defensa o comunicación.  Generalmente, en estas circunstancias, tienen mucha dificultad para comunicar  a otro, cualquier tipo de violencia de la que pudieran ser objeto. Desde golpes, gritos, y hasta restricción alimentaria suelen sufrir en silencio muchas personas que pertenecen a este grupo. Al mismo tiempo, y casi en las mismas circunstancias, las personas de la tercera edad también padecen de maltrato alimentario, ya sea en el hogar o en las casas de reposo.

El estado nutricional de un buen porcentaje de estas personas suele ser precario, a esto se añade las condiciones deplorables de aseo. El momento para el consumo de comidas es con frecuencia un instante tortuoso y no uno que sea agradable y placentero. Sus cuidadores con poca o nula paciencia les proveen de alimento de poco valor nutritivo o en horarios irregulares. Algunos sufren de encierro y el poco alimento ofrecido los hacen llegar a través de orificios hechos en las puertas, ventanas o paredes. Esto último ocurre principalmente en las personas que padecen algún grado de psicopatología; sus familiares proceden de este modo por desconocimiento de la enfermedad o porque les resulta una carga.

La restricción alimentaria, no respetar los tiempos definidos para las diferentes comidas, la administración de alimentos de poco valor nutricional, el ambiente de estrés durante el consumo alimentario son actos de violencia que interfieren en la salud integral de este grupo de personas.

Estadísticamente: “Las personas con discapacidades son más de dos veces más propensas a considerar insatisfactorios los servicios de salud que se les dispensan. Son cuatro veces más propensas a informar de que se las trata mal y casi tres veces más propensas a que se les niegue la atención de salud.”[48], este dato nos revela la situación de vulnerabilidad en el que se encuentran, por ello, es menester poner mucha atención a niños y niñas con discapacidad.  El personal social y de salud deben alertar cuando haya algún signos de desnutrición o aumento de peso “inexplicable”. La misma alerta es para “las personas menores de edad con discapacidad intelectual quienes presentan un riesgo de ser víctimas de maltrato entre 2 y 10 veces superior al de niños, niñas y adolescentes sin discapacidad intelectual”[49]. También hay que considerar que las mujeres con discapacidad, de entre los adultos con  discapacidad, son las más discriminadas [50].

En cuanto al maltrato al anciano es muy clara la definición de la Action on Elder Abuse, del Reino Unido, la que define al maltrato contra el anciano como: «un acto, único o reiterado, u omisión que causa daño o aflicción a una persona mayor y que se produce en el seno de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza»” [51]. Bajo esta definición, todo anciano que no recibe su porción alimenticia en el horario adecuado, en las mejores condiciones y con productos de calidad está recibiendo maltrato [52].

Por lo antes descrito, se vuelve imprescindible evaluar la causa real de un cuadro de desnutrición en el anciano, porque a pesar de existir diferentes factores por los cuales el anciano puede presentar desnutrición, se ha de considerar entre uno de ellos, la negligencia de sus cuidadores [53].

Entrega indiscriminada de dulces y comida chatarra a niños y niñas

Los educadores en Nutrición sufrimos bastante decepción cuando de forma socialmente aceptada, en la fiesta de celebración de su primer cumpleaños, el niño o niña inicia el consumo de alimentos altos en sal, grasa y azúcar, lo que es y será un duro golpe a la Educación Alimentaria y Nutricional  y a los buenos hábitos de alimentación [54]. Y no es el único momento en que los buenos hábitos son puestos a un lado, lo mismo ocurre en Navidad y otras celebraciones. Los padres [55,56] y maestros, quienes deberían dar ejemplo, destruyen lo que cuesta mucho trabajo construir: los buenos hábitos alimentarios; y es que el niño menor de 5 años no diferencia mucho entre el consumo eventual y el cotidiano; los padres tampoco lo hacen, porque empiezan a integrar diariamente alimentos de densidad energética elevada en la alimentación infantil.

Un niño que prueba dulces, sean sólidos o líquidos, o alimentos chatarra ha sido expulsado del paraíso de la alimentación saludable, desde allí quedará fuertemente marcado y con inclinación hacia ese tipo de productos.

Los padres,  maestros [57], líderes religiosos, cuidadores, abuelos, tíos…están convencidos de que el acto de proveer  dulces o comida chatarra a un niño es  una acción benevolente, de consentimiento,  de cariño, y a veces,  de salud nutricional [58]. Se envía de forma continua  a los niños  mensajes “subliminales”, que los  momentos de dulce extremo son un relax y alivio ante el consumo de la comida cotidiana. El acto de benevolencia se extienda hasta permitirle al niño que elija lo que él desea comer [59]. De ahí la importancia del ambiente familiar, llegando este a constituirse en un determinante para la formación de los buenos hábitos alimentarios o de hábitos contraproducentes que beneficien la salud o conduzcan al desarrollo de la desnutrición, del sobrepeso o de la obesidad infantil.[60,61]

¿Pero por qué se convierte en  violencia, lo que pareciera benevolencia?

Porque los niños, al no ser considerados un grupo tan fácilmente influenciable y tan difícilmente educable en hábitos alimentarios, se convierten en blanco fácil para desaprender las buenas costumbres alimentarias e ir tras lo que será un dolor de cabeza para los padres.

Al recibir comida chatarra su percepción de sabores se altera y repetidamente solicitan a sus progenitores una nueva dosis de este tipo de comida en lugar de preferir las preparaciones que se realizan en el seno familiar [62,63]. Los padres no encuentran relación entre  suministrar  este tipo de alimentación, tan vacía de contenido nutricional, y la reducción del apetito, por ello culpan a los niños de golosos y los etiquetan de “malcriados”, no asumen la responsabilidad de haber sido ellos quienes les han enseñado este camino de difícil retorno.

El consumo de alimentación chatarra es un riesgo para los niños porque les abre las puertas a padecer de sobrepeso u obesidad [64,65,66], y son potenciales candidatos para desarrollar en la edad adulta cualquier tipo de enfermedad crónica no transmisible, con  los terribles resultados para el individuo y toda la sociedad. Por ello, la niñez es una oportunidad para prevenir las enfermedades crónicas que se presentan en el adulto [67].

La solución no es forzar el consumo de una alimentación saludable, esto también sería una forma solapada de violencia alimentaria con repercusiones en la salud del niño [68].

Tanto la restricción alimentaria por castigo,  la premiación con comida inservible, la permisibilidad alimentaria y el forzar al consumo de alimentos saludables son distintas maneras de ejercer la violencia alimenticia hacia los niños y las niñas [69].

Agresivo marketing nutricional

Los medios de comunicación, en su mayoría, tienen como objetivo el lucro sobre el servicio a la comunidad, y esto obviamente les resta responsabilidad social. Lo mismo ocurre con la industria alimenticia, en su mayoría, se considera tan “libre” que no tiene nada que ver con la salud  pública de la población [70].

Si analizamos brevemente el tiempo utilizado para educar nutricionalmente a la población en un medio de comunicación, constataremos lo limitado y restrigtivo que es, a diferecia del utilizado para promover el consumo de alimentos chatarra; si a esto sumamos las propagandas, tan bien elaboradas, que hacen pasar a los alimentos inservibles como nutritivos [71,72].

Ni el mejor educador nutricional puede competir, y no lo puede hacer, porque no cuenta con los mismos recursos económicos ni con mismo aparataje de marketing como para difundir sus mensajes de promoción de la salud nutricional. Es una competencia desigual, el educador nutricional en el un extremo y la industria de alimentos chatarra, la cultura hiperhidrocarbonada y los medios de comunicación [73,74] en el otro; al final quien pierde es el educador y el consumidor.

El resultado del agresivo marketing nutricional ha incrementado la desnutrición, el sobrepeso  y la obesidad, debido a este nexo es que varios países regulan este tipo de marketing [75,76,]. Su influencia es tal, que es capaz de modificar en corto tiempo los hábitos de una población y posicionar una nueva cultura alimentaria [77,78,79] como lo comunidades campesinas en las que se desechó la comida tradicional y se adoptó la industrializada, asociando a esta con la salud y un mejor estatus social; tal fue el influjo que muchos campesinos vendían, y en ciertos lugares aún lo hacen, sus productos naturales y nutritivos para adquirir alimentos procesados.

Conclusión

Toda la sociedad, la familia y los individuos tenemos responsabilidad sobre la violencia alimentaria. Si sigue invisible, o nombrada eufemísticamente con otros términos para no reconocerla como tal, continuará generando problemas serios sobre la salud.

Actuar sobre este tipo de violencia a través de una legislación coherente y que beneficie a la mayoría de la población es un paso que, además,  debe ir acompañado de la construcción de una pedagogía social de la “alimentación y nutrición”, en la que se involucren todos los actores sociales anexos al tema, esto puede ponernos en camino para resolver los tres males que nos aquejan actualmente: la desnutrición , el sobrepeso y la obesidad en todas las edades y condiciones; y no sólo eso, sino también emprender el viaje hacia la humanización de los alimentos y de la alimentación como tal, de modo que se conviertan en instrumentos integradores y constructores de la persona humana, y no en cosas para manipular, premiar, castigar,  peor aún, para convertirlos en elementos comerciales que perjudican y deshumanizan a toda la sociedad en su conjunto.

Referencias Bibliográficas
Nota: Se ha hecho referencia a varias fuentes, debido a que la temática aquí tratada no sólo le compete al Ecuador, sino que  corresponde, en mayor o menor grado, a un hecho común en Hispanoamérica, Brasil y Estados Unidos; sin descartar este tipo de violencias del resto del mundo.
  1. Miropopic.com. Guía Gastronómica. [Internet] 2013. [Disponible en: http://www.miropopic.com/n261/La-violencia-alimentaria-y-el-control-20%20politico%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  2. Lactancia Materna Exclusiva. sf. [Internet] [Disponible en: http://www.who.int/nutrition/topics/exclusive_breastfeeding/es/%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  3. Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño. [Internet] 2011. p.3. [Disponible en: http://apps.who.int/gb/archive/pdf_files/WHA54/sa54id4.pdf?ua=1&ua=1%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  4. Remigio G. et al. Algunos aspectos relacionados con la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida. [Internet] 2015 pp.287-289; Revista Cubana de Pediatría. [Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/ped/v87n3/ped04315.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  5. Encuesta Nacional De Salud Y Nutrición –Ecuador. [Internet] 2011-2013. p.23. [Disponible en: https://www.unicef.org/ecuador/ENSANUT_2011-2013_tomo_1.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  6. Isahiris, G. et al.. Abandono de la lactancia materna exclusiva, causas y consecuencias. Cuba. [Internet] 2015 pp.1056-1058. Revista Scielo. [Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/rme/v39n5/rme050517.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  7. Secretaría Técnica Plan Toda Una Vida. Ecuador. Lactarios institucionales. Ministerio de Salud Pública del[Fecha de consulta el 19/05/2018] [Internet] 2013. pp.17,18  [Disponible en: https://www.todaunavida.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2013/08/LACTARIOS-INSTITUCIONALES.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  8. El Poder del Consumidor. El costo de la doble carga de malnutrición: impacto social y económico. CEPAL. PMA. [Internet] 2017. pp. 9,15-17,23-29, 35-43, 44-57, 62. [Disponible en: http://elpoderdelconsumidor.org/wp-content/uploads/2017/04/web_170409_pilotstudy_es_full_april17_2017.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  9. Gancedo, B. Abordaje integral del maltrato infantil. En: AEPap (ed.). Curso de Actualización Pediatría 2017. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; [Internet] 2017. p. 535,536. [Disponible en: https://www.aepap.org/sites/default/files/535-544_abordaje_maltrato_infantil.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  10. Op. cit. Unicef. Encuesta Nacional De Salud Y Nutrición –Ecuador. p. 25.
  11. Asociación Española de Pediatría. Alimentación De Los Lactantes Y De Los Niños Pequeños: Normas Recomendadas Para La Unión Europea. Red Europea para la Nutrición Pública Saludable. [Internet] 2005-2006. pp.20 [Disponible en: http://www.aeped.es/sites/default/files/2-alimentacionlactantes_normas_recomendadasue.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  12. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. Durango. México. [Internet] 2012 p. 89 [Disponible en: https://ensanut.insp.mx/informes/Durango-OCT.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  13. Ministerio del Poder Popular para la Salud. Protocolos De Atención Integral En Salud A Niñas Y Niños En El Período Neonatal. Venezuela. [Internet] 2014 pp.107, 110. [Disponible en: http://www1.paho.org/ven/images/stories/VEN/neonatal/PROTOCOLO_NEONATAL.pdf?ua=1%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  14. Bebés y más. Darle Azúcar Al Bebé Para Aliviar Las Molestias De Las Vacunas, [Internet] 2012.[Disponible en: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/darle-azucar-al-bebe-para-aliviar-las-molestias-de-las-vacunas%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  15. Op. cit. Asociación Española de Pediatría. Alimentación De Los Lactantes Y De Los Niños Pequeños: Normas Recomendadas Para La Unión Europea p.12.
  16. OMS. Iniciativa Hospital Amigo Del Niño. [Internet] 2009 pp. 14, 34- 37,48, 58.  [Disponible en: http://www1.paho.org/hq/dmdocuments/2010/Seccion%202_Fortalecimiento%20y%20sostenibilidad%20de%20la%20iniciativa%20hospital%20amigo%20del%20nino_Curso%20para%20tomadores%20de%20decision.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  17. Chiarella, P. Et al. Administración De Agua Y Glucosa En Las Primeras Horas De Vida. ¿Es Realmente Necesario? [Internet] 1993 pp.5-7 [Disponible en: http://www.upch.edu.pe/vrinve/dugic/revistas/index.php/RMH/article/viewFile/400/367 ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  18. Remigio, G. et al. Intervención Educativa Sobre Lactancia Materna En Los Primeros Seis Meses De Vida. Cuba. [Internet] 2016 Revista Scielo.  138  [Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/ped/v88n2/ped03216.pdf ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  19. Raquel, G. El Abandono Precoz De La Lactancia Materna, Sus Causas Y Consecuencias En Nuestra Sociedad. Revisión Bibliográfica. [Internet] 2015 pp.22, 38, 50 [Disponible en:  http://nportal0.urv.cat:18080/fourrepo/rest/digitalobjects/DS?objectId=TFG:479&datastreamId=Mem%C3%B2ria&mime=application/pdf. ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  20. José M., P. Hipogalactia. 8º Congreso Argentino de Lactancia Materna. [Internet] 2015. [Disponible en: http://www.sap.org.ar/docs/congresos_2015/Lactancia/Paricio_Talayero_Valoracion_LM_en_crecimiento_del_ni%C3%B1o.pdf ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  21. Leslie, M. Hipoglicemia Neonatal. [Internet] 2003 pp.41,42,46. Sociedad Colombiana de Pediatría.. [Disponible en:  http://www.scp.com.co/precop-old/precop_files/ano12/SEGUNDO/Hipoglicemia_neonatal.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  22. Fernández, R. Et al. Hipoglucemia Neonatal. [Internet] 2008. Asociación Española de Pediatría. pp. 165-167 [Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/18_1.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  23. Decaro, MH. Et al. Hiperglucemia En Los Recién Nacidos Prematuros: Qué Sabemos, Qué Hacemos. [Internet] 2011. pp.32 Revista de Enfermería. [Disponible en: http://fundasamin.org.ar/newsite/wp-content/uploads/2012/05/Hiperglucemia-en-los-recien-nacidos-prematuros-que-sabemos-que-hacemos.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  24. Op. cit. Sociedad Colombiana de Pediatría. Leslie Ivonne Martínez de la Barrera, MD p. 43.
  25. Eduardo, N. Manejo Del Dolor En El Recién Nacido. [Internet] 2008 p.465 Asociación Española de Pediatría [Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/49.pdf ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  26. González, F. & Fernández, M. IS. Revisión bibliográfica en el manejo del dolor neonatal. ENE. Revista de Enfermería. Dic. [Internet] 2012; 6(3) pp.5,9 [Disponible en: http://www.index-f.com/ene/6pdf/6304.pdf ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  27. Murki, S. & Subramanian, S. Sacarosa para la analgesia en recién nacidos sometidos a procedimientos dolorosos: Comentario de la BSR (última revisión: 1 de junio de 2011) [Internet]. La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud. [Disponible en: https://extranet.who.int/rhl/es/topics/newborn-health-4 ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  28. Stevens B, Yamada J, Lee GY y colaboradores. Sacarosa Para La Analgesia En Los Neonatos Sometidos A Procedimientos Dolorosos. [Internet] Biblioteca de Neonatología p.2  [Disponible en: http://www.manuelosses.cl/BNN/Sacarosa_dolor%20_neonatos_cuan%20segura.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  29. Liping, P. et. al. A Longitudinal Analysis of Sugar-Sweetened Beverage Intake in Infancy and Obesity at 6 Years. [Internet] 2014. Academia Americana de Pediatría. [Disponible en: http://pediatrics.aappublications.org/content/134/Supplement_1/S29.long%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  30. Sohyun, P. et. al The Association of Sugar-Sweetened Beverage Intake During Infancy With Sugar-Sweetened Beverage Intake at 6 Years of Age. [Internet] 2014. Academia Americana de Pediatría. [Disponible en: http://pediatrics.aappublications.org/content/134/Supplement_1/S56.long%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  31. Chile Alimentos AG. Diario “El Mercurio”. [Internet] 2014. Chile Crece Sano. [Disponibleen:http://www.chilecrecesano.com/medios/2014/Septiembre/Mamaderas_de_bebida_pasan_la_cuenta.pdf ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  32. Juana, S. Prevención De La Obesidad Antes De Los 2 Años. [Internet] Esfera Salud. [Disponible en: http://esferasalud.com/alimentacion-salud/prevencion-obesidad-antes-2-anos-vida ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  33. María A., R. Alarmante Consumo De Bebidas Azucaradas Y Su Asociación Con La Obesidad Infantil [Internet] s.f. Revista Opción Médica. [Disponible en: http://www.audyn.org.uy/sitio/repo/arch/Nutricinfebrero.pdf%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  34. Centros Para El Control Y La Prevención De Enfermedades. Progreso En La Lucha Contra La Obesidad Infantil. 2013. Signos Vitales [Disponible en: https://www.cdc.gov/spanish/signosvitales/obesidadinfantil/%5D [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  35. ONU-MUJERES, Seguridad Alimentaria Y Distribución De Alimentos. [Internet]  f .[Disponible en: http://www.endvawnow.org/es/articles/1630-seguridad-alimentaria-y-distribucion-de-alimentos.html ] [Fecha de consulta el 19/05/2018]
  36. Cristina, B. et al. .La desigualdad en el Consumo Familiar. Diferencias de Género en la España Contemporánea (1850-1930). [Internet] 2014 pp. 110-113. Revista Internacional de Ciencias Sociales. [Disponible en: https://www.siis.net/documentos/ficha/502387.pdf ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  37. Institute of Development Studies. Género y seguridad alimentaria. [Internet] 2015 pp. 2 Revista En breve [Disponible en: https://opendocs.ids.ac.uk/opendocs/bitstream/handle/123456789/5742/GAFS%20In%20Brief_Spanish_Small.pdf ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  38. Ivonne, B. ENTRE LAS DESIGUALDADES DE GÉNERO: un lugar para las mujeres pobres en la seguridad alimentaria y el combate al hambre. 2008 pp. 148, 150-153. Revista Nueva Época. [Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-57952008000200007 ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  39. Documentos. Censos Agropecuarios y Género – Conceptos y Metodología. 1988 [Disponible en: http://www.fao.org/docrep/004/x2919s/x2919s00.htm%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  40. Clara M., M. & Adriana N., M.  Género Y Derecho Humano Al Agua En El Derecho Internacional. [Internet] 2015 pp. 237, 238 La Aljaba. Segunda Época. Revista de Estudios de la Mujer [Disponible en:  http://www.biblioteca.unlpam.edu.ar/pubpdf/aljaba/v19n1a14minaverry.pdf%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  41. Movimiento de los Pueblos para la Educación de los Derechos Humanos. Los Derechos Humanos A Una Alimentación. Adecuada. [Internet] s.f. [Disponible en: https://www.pdhre.org/rights/food-sp.html ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  42. Observatorio del derecho a la alimentación en América Latina y el Caribe. Género Y Seguridad Alimentaria. Documentos. [Internet] f. p.1 [Disponible en: http://www.oda-alc.org/documentos/1341434837.pdf ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  43. Sandra, F. Aportes De La Sociología Al Estudio De La Alimentación Familiar. [Internet] 2010 pp. 140, 141, 145, 148. Revista Luna Azul. Revista Scielo. [Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/luaz/n31/n31a10.pdf ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  44. Asociación Vasca para la Ayuda a la Infancia Maltratada. [Internet] [Disponible en:  http://centrodocumental.avaim.org/wp-content/uploads/2016/09/Haurdanik-33.pdf%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  45. Asociación Nacional de Amputados de España. 10 Datos sobre discapacidad, según la OMS. [Internet] 2013 [Disponible en: http://andade.com/articulos-andade/item/10-datos-sobre-discapacidad-segun-la-oms ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  46. XING, comunidades. Discapacidad y Maltrato. [Internet] [Disponible en: https://www.xing.com/communities/posts/discapacidad-y-maltrato-1003369013 ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  47. Mª Teresa, G. Nutrición y discapacidad. Importancia y posibilidad de prevención. RIBERDIS- Repositorio Iberoamericano Sobre Discapacidad [Internet] s.f. pp. 448-500. [Disponible en: http://riberdis.cedd.net/bitstream/handle/11181/2971/Nutricion_y_discapacidad.pdf?sequence=1 ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  48. Datos y Cifras. s.f. [Disponible en: http://www.who.int/features/factfiles/disability/facts/es/index2.html%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  49. Programa Estatal de Investigación, Prevención e Intervención en Violencia contra las Personas menores de edad con Discapacidad intelectual o en Desarrollo. Violencia contra las personas menores de edad con discapacidad intelectual o del desarrollo (2015-2017). [Internet] 2017. [Disponible en: http://maltratoinfantilydiscapacidad.es/investigacion/violencia-contra-las-personas-menores-de-edad-con-discapacidad-intelectual-o-del-desarrollo-2015-2017/presentacion/%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  50. Asociación Iniciativas y Estudios Sociales. Guía sobre Violencia y Mujer con Discapacidad. [Internet] f. pp. 10,11. [Disponible en: http://asoc-ies.org/violencia/docs/guia%20metis.pdf  ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  51. Marta, A. et al. Negligencia, Abuso Y Maltrato. Tratado de Geriatría para Residentes. [Internet] 2006 pp. 133, 134.[Disponible en: ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  52. Kelly, C. El Maltrato en el Anciano. [Internet] 2013. pp. 6, 11, 13, 28 Repositorio Universidad de Cantabria. España. [Disponible en: https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/2994/CorbachoArmasKY.pdf?sequence=1%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  53. Carmen Touza Garma y Equipo de Intervención Socioeducativa. El Maltrato A Las Personas Mayores: Definición, Factores De Riesgo Y Estrategias De Intervención. [Internet] 2001 pp.15,16 Pulso, Revista de Educación [Disponible en: ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  54. Unicef web. Formación De Hábitos Alimentarios Y De Estilos De Vida Saludables. [Internet] s.f, pp. 337, 339, 341, 342.[Disponible en: https://www.unicef.org/venezuela/spanish/educinic9.pdf ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  55. Marisol, P. et al. Los padres como modelos y controles de la conducta de alimentación de los jóvenes Revista Intercontinental de Psicología y Educación. [Internet] 2013. [Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/802/80230114005.pdf ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  56. Teresa, A.. Estilos educativos parentales y obesidad infantil. [Internet] 2012 pp. 22, 58, 63, 64, 76, 77, 80. FAO.[Disponible en: http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/red-icean/docs/Obesidad%20Infantil.pdf ] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  57. Samuel F. Et al. La escuela primaria como ámbito de oportunidad para prevenir el sobrepeso y la obesidad en los niños. [Internet] 2008 pp. 629, 633,634, 636. Departamento de Investigación en Salud Comunitaria, Hospital Infantil de México Federico Gómez, México, D.F., México. [Disponible en:  http://www.scielo.org.mx/pdf/bmim/v65n6/v65n6a18.pdf] [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  58. Zamacona, Et al. Consumo de alimentos ricos en azúcar-sal en niños de Las Arenas (Getxo, Bizkaia) por grupos de edad. [Internet] 2011 pp.  313, 318, 319.  Univ. del País Vasco/Euskal Herriko Unib. Fac. de Farmacia. Pº de la Universidad, 7. 01006 Vitoria-Gasteiz [Disponible en:  http://www.euskomedia.org/PDFAnlt/zainak/34/34311321.pdf%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  59. Guadalupe, R. Relaciones Intrafamiliares Y Obesidad Infantil En Niños De 7 A 11 años de edad de La Unidad De Medicina Familiar No. 75 Del IMSS”. [Internet] 2014 p.16 [Disponible en: http://ri.uaemex.mx/bitstream/handle/20.500.11799/14893/Tesis.417936.pdf%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  60. Domínguez, P. et al. Influencia familiar sobre la conducta alimentaria y su relación con la obesidad infantil. [Internet] 2008. Archivos Latinoamericanos de Nutrición [Disponible en: https://www.alanrevista.org/ediciones/2008/3/art-6/%5D [Fecha de consulta el 25/05/2018]
  61. Leticia, Á. et al. La Alimentación Familiar. Influencia En El Desarrollo Y Mantenimiento De Los Trastornos De La Conducta Alimentaria [Internet] s.f. pp. 2056, 2059, 2060, 2062, 2064, 2065 [Disponible en: http://www.Tcasevilla.Com/Archivos/Alimentacion_Familiar_Y_Tca.Pdf%5D [Fecha de consulta el 26/05/2018]
  62. Op. cit. Zamacona. Et al. Consumo de alimentos ricos en azúcar-sal en niños de Las Arenas (Getxo, Bizkaia) por grupos de edad. [Internet] 2011 pp. 318,319, 320.
  63. Matías F. Consumo de golosinas, snakcs y bebidas carbonatadas, en adolescentes de 10 a 12 años en dos colegios de la ciudad de Rosario. [Internet] 2011 pp.65-67. Argentina. [Disponible en: http://imgbiblio.vaneduc.edu.ar/fulltext/files/TC106483.pdf%5D [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  64. Oliva, Ch. et al, Consumo de comida rápida y obesidad, el poder de la buena alimentación en la salud. RIDE Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Educativo [Internet] 2013, 4 (Julio-Diciembre) pp. 176-199 : [Fecha de consulta: 27 de mayo de 2018] [Disponible en:http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=498150315010%5D ISSN
  65. Op. cit. Guadalupe, R. Relaciones Intrafamiliares Y Obesidad Infantil En Niños De 7 A 11 años de edad de La Unidad pp. 1-56 [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  66. Academia Oxford. The Journal of Nutrition, Volume 145, Issue 4, 1 April [Internet] 2015, pp.806–812, [Disponible en: https://doi.org/10.3945/jn.114.207233https://academic.oup.com/jn/article/145/4/806/4616085%5D [Fecha de consulta el 26/05/2018]
  67. Raquel, B. Prevención y tratamiento de la obesidad desde la niñez: la estrategia para disminuir las enfermedades crónicas no transmisibles del adulto [Internet] s.f.[Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0034-98872000000100015&script=sci_arttext%5D [Fecha de consulta el 26/05/2018]
  68. Op. cit. Centros Para El Control Y La Prevención De Enfermedades. Progreso En La Lucha Contra La Obesidad Infantil. 2013. Signos Vitales.
  69. Op. cit. Teresa A.. Estilos educativos parentales y obesidad infantil. 2012 p. 88.
  70. Miguel Á.,  R. ¿Pueden contribuir las industrias alimentaria y de la publicidad a prevenir la obesidad infantil, y promover hábitos saludables?, [Internet] 2013, p. 563. Carta a la directora. Gaceta Sanitaria. Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria. [Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S021391111300040X?via%3Dihub%5D [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  71. Portiaama J. et al. Las golosinas en la alimentación infantil. Análisis antropológico nutricional. [Internet] Revista Scielo. Chile. [Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0034-98872004001000012&script=sci_arttext [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  72. Zamacona. Et al. Consumo de alimentos ricos en azúcar-sal en niños de Las Arenas (Getxo, Bizkaia) por grupos de edad. [Internet] 2011 pp.  313 [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  73. Esther, S. Publicidad nutricional. [Internet] 2015 [Disponible en: http://www.alimentacion.enfasis.com/articulos/72282-publicidad-nutricional%5D [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  74. Cuevas, C. et al. Uso del marketing nutricional en productos anunciados por televisión en España. [Internet] 2012. [Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112012000500029%5D  [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  75. Catalina, G. & Eduardo A. Regulación de la publicidad televisiva de alimentos para prevenir la obesidad infantil, [Internet] ARCHIVOS LATINOAMERICANOS DE NUTRICIÓN. Revista Scielo. [Disponible en: http://www.scielo.org.ve/pdf/alan/v61n3/art09.pdf%5D [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  76. Karimen, L. Evaluación de la publicidad alimentaria dirigida a niños por televisión en España [Internet]  s.f [Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=134373%5D [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  77. Un cumpleaños sin nada que celebrar. [Internet] 2016. [Disponible en: https://concisate.es/2016/01/19/un-cumpleanos-sin-nada-que-celebrar/%5D%5BFecha de consulta el 27/05/2018]
  78. Miguel Á., R. & Fernando R. Publicidad Alimentaria Y Salud Estado De La Situación En España, [Internet] f, pp. 319-326, [Disponible en:  http://www.publicacionescajamar.es/pdf/publicaciones-periodicas/mediterraneo-economico/27/27-738.pdf]  [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  79. Insidencia de la publicidad BTL y medios electrónicos en la obesidad infantil Arizaga Diana, Arteaga Joffre, [Internet] 2018, 73, 78, 79, 83, 84, 89, 90, 92, 94 [Disponible en: http://www.dspace.uazuay.edu.ec/bitstream/datos/7751/1/13558.pdf%5D [Fecha de consulta el 27/05/2018]
  80. Ana P., T. & Mário, C. El impacto de la modernización en la transición nutricional y obesidad (O impacto da modernização na transição nutricional e obesidade). Revista Brasileña de Nutrición Clínica. [Internet] Volume 21 – No. 2  -Abril, Maio, Junho – 2006, pp. 116-124 [Disponible en: https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/30895449/volume21-2.pdf?AWSAccessKeyId=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A&Expires=1527465172&Signature=%2F4%2FSTI%2F157doBS9%2F3Jwj6ZQ0c6E%3D&response-content-disposition=inline%3B%20filename%3DO_grau_de_interferencia_dos_sintomas_gas.pdf#page=40%5D%5BFecha de consulta el 27/05/2018]

1 comentario en “Violencia Alimentaria”

  1. Muy buen artículo. La nutrición es responsabilidad de todos. Si logramos vencer la desnutrición seguro estaremos contribuyendo en gran medida a romper el círculo de la pobreza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s